Las autoinforme. Otras razones incluyen la falta de tiempo

Las barreras para el manejo adecuado del dolor fueron identificadas en un estudio de 180 pacientes que se formó con pacientes quirúrgicos (Knaggs, 2008). Las razones para no administrar analgésicos adecuados incluyeron una evaluación inadecuada de los niveles de dolor de los pacientes. En ese estudio, las enfermeras usaban su propia evaluación de los niveles de dolor de las señales no verbales sin pedir un autoinforme.

Otras razones incluyen la falta de tiempo debido a la escasez de personal, la falta de conocimiento de analgésicos, la renuencia de los pacientes a solicitar medicamentos y los posibles efectos secundarios de los opioides (p.Ej., depresión respiratoria, sedación excesiva, náuseas, estreñimiento, hipotensión, prurito). y retención de orina). Estos efectos secundarios pueden hacer que las enfermeras utilicen dosis más bajas de opiáceos y, por lo tanto, manejen inadecuadamente los niveles de intensidad del dolor después de la cirugía(13). A partir de estos hallazgos informados, se justifica la necesidad de evaluar los niveles de conocimiento de la enfermería en esta área(14).

Best services for writing your paper according to Trustpilot

Premium Partner
From $18.00 per page
4,8 / 5
4,80
Writers Experience
4,80
Delivery
4,90
Support
4,70
Price
Recommended Service
From $13.90 per page
4,6 / 5
4,70
Writers Experience
4,70
Delivery
4,60
Support
4,60
Price
From $20.00 per page
4,5 / 5
4,80
Writers Experience
4,50
Delivery
4,40
Support
4,10
Price
* All Partners were chosen among 50+ writing services by our Customer Satisfaction Team

McCaffery y Robinson (2002) utilizaron un cuestionario para evaluar el conocimiento de 3.282 enfermeras sobre el manejo del dolor. Los resultados indicaron que las enfermeras con más experiencia y las que trabajaban en oncología o cuidados paliativos tenían los puntajes más altos. Sin embargo, menos de la mitad de los encuestados obtuvieron una puntuación > 80%, que los autores determinaron que era una puntuación aceptable. El poco tiempo pasado en la educación de enfermería sobre el tema del manejo del dolor se citó como una razón para este hallazgo.

Polomano et al. (2008) respaldaron ese hallazgo y afirmaron que la falta de una educación adecuada también puede dar lugar a una disminución de la evaluación de las reacciones adversas a los analgésicos, lo que da como resultado una sobremedicación y riesgos para la seguridad del paciente(15).A pesar de la mayor atención al problema en las últimas décadas, el control del dolor postoperatorio agudo (DPO) sigue siendo un desafío constante para el profesional sanitario.

Las causas más comunes que influyen en una práctica deficiente incluyen una valoración pobre, el miedo a los efectos secundarios de los analgésicos y la falta de responsabilidad. El fracaso en el control del DPO efectivamente aumenta el costo de la atención y causa un sufrimiento significativo. La evidencia científica emergente sostiene que el dolor postoperatorio controlado inadecuadamente es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de dolor postoperatorio crónico. Las prácticas actuales de evaluación del dolor dificultan el progreso en el manejo y control debido a tres limitaciones. En primer lugar, el dolor postoperatorio, como todo dolor, es complejo y multidimensional, y reducirlo a un solo número es una simplificación excesiva. En segundo lugar, la escala de calificación numérica de 10 puntos (NRS) y la escala  visual analógica (EVA), aunque son adecuadas para fines epidemiológicos, son demasiado imprecisas para caracterizar significativamente a los pacientes con DPO de forma individual.

En tercer lugar, los métodos de evaluación generalmente ignoran la naturaleza del dolor agudo y no logra determinar la tasa de resolución del DPO. Debido a que el dolor agudo es autolimitado, su dimensión cronológica merece ser incluida en la evaluación del dolor(16).Los estudios que identifican específicamente cómo las enfermeras responden personalmente a las personas que experimentan dolor, incluido el dolor postoperatorio, son pocos, y la mayoría se centra en el nivel de conocimiento de las enfermeras. Los hallazgos recientes de esta área respaldan una larga tradición de investigación que continúa identificando insuficiencias en el conoci